El Señor de las Flores

Cuando camino por la calle veo, observo  y me deleito.  Mi mente hace un esquema de los recorridos que realizo y en él ubica a personas que sin quererlo ni mucho menos desearlo forman  parte de mis días.

Una de ellas es un señor que siempre viste de traje y corbata. Cada mañana, como un ritual, limpia el espacio que hace de frontera entre el local de comida artesana y la cafetería. Ahí, con sumo cuidado, deposita sus flores.

Con todo dispuesto para la venta,  se sienta con  las piernas cruzadas en la terraza de la cafetería. Y, en compañía de un café,  contempla el devenir de rostros que a diario transitan por la esquina. Él  me ha visto pero yo le he observado. Su imagen pulcra y su saber estar hace que mi imaginación vuele y recree historias entorno a él.  Admiro a la gente con actitud, a quien no le importa el oficio ni mucho menos la edad para ofrecer lo mejor de sí mismos.

Pero el Señor de las Flores ha roto mi esquema. Desde hace unos días su silueta sentada en la silla ya no está. Un rostro joven acompaña sus flores: es Jesús, su nieto, quien con acento andaluz me cuenta que a José, su abuelo,  hace un año le  diagnosticaron un cáncer y  desde el mes de febrero su salud se ha deteriorado y ahora se encuentra en estado terminal.

La noticia me ha conmocionado.  Y mientras hablamos, las personas que salen del local de comida artesana y la cafetería le preguntan por él. ¡¿Y cómo no hacerlo?! Cuarenta años vendiendo flores con la misma diligencia que la primera vez, hace que te quedes anclado en el corazón de la gente.

Hasta hace unos días no podría imaginar que se encontrara enfermo, pues siempre estaba ahí: al pie de sus flores, con su gabardina gris, sus 83 años, un cáncer y una sonrisa en los labios.

Aquella esquina no será la misma sin José. Yo no seré la misma al conocer un poco de su historia. Y más aún, será difícil borrar la imagen de aquel  hombre que ha visto crecer a varias generaciones a través de sus flores.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s