El Bosco, Ana y la Oratoria

El Bosco  y Ana tenían una cita en el salón “La Lengua” del Centro Riojano de Madrid, un sitio lleno de luz y calidez, y  el escenario perfecto para que ÉL se expresara a través de Ella. Los tapices que revestían las paredes y la  gran lámpara de araña dotaban de majestuosidad el lugar que, poco a poco, fue llenándose de invitados hasta el punto de ocupar el salón contiguo.

Ana saludaba a los asistentes con la tranquilidad de quien conoce a la perfección al gran protagonista: El Bosco. Ella es historiadora del arte y restauradora de pintura, y  la encargada de impartir la conferencia “El Bosco: ayer y hoy”organizada por la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Artes Decorativas.  

invitacion

Con todo a punto y  las presentaciones hechas, yo esperaba con ansia a la otra protagonista y la gran desconocida para muchos. Ana, inicia su conferencia y en el acto aparece ella, nuestra amiga en común: La Oratoria.

Una hora de conferencia dio para mucho: viajar a la Edad Media y  conocer detalles de las obras más emblemáticas de El Bosco –El Jardín de las delicias o La Adoración de los Magos-, nos ayudó a entender el arte de la representación gráfica de este artista. Pero su interprete nos enseñaba, a la vez, otro arte: el de hablar en público con elocuencia  apoyada en  los sistemas de representación  visual, auditivo y kinestésico conocidos como VAK, una técnica de PNL (Programación Neurolingüística) utilizada en oratoria para llegar a todos los públicos, porque hay diversas maneras de percibir lo que nos rodea y todo dependerá de la que hayamos desarrollado, haciendo énfasis en uno o más de nuestro cinco sentidos.

 Los conocimientos de Ana sobre El Bosco, su espontaneidad –que de vez en cuando se veía reflejada en uno que otro chascarrillo—  y su pasión por el arte  tomaron forma en las tres claves de la oratoria que, 18 meses atrás, nos enseñara  Mónica Pérez de las Heras en la Escuela Europea de Oratoria, y son: Naturalidad, Humildad y Corazón.  Tres palabras que resumidas en una –oratoria— hicieron posible que yo viera al Bosco a través de los ojos de Ana y saliera de mi letargo en referencia a Él, porque no todos tenemos la capacidad de apreciarle como se merece.

 

“El Bosco es la suma de nuestra mirada y la suya”

Ana Monereo

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s